Certificación Energética de Edificios Existentes

La Certificación energética de edificios existentes consiste en una evaluación de las demandas energéticas del edificio, tanto de agua caliente sanitaria como de calefacción y refrigeración según el caso, y del consumo anual medio en cada uno de los casos y las emisiones de dióxido de Carbono (CO2), que se realizan con motivo de cubrir dichas demandas. Para conocer todos estos datos nos basamos fundamentalmente en el estudio de la envolvente térmica del edificio y de los sistemas que cubren la demanda de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

El Real Decreto 235/2013, aprobado el 5 de abril de 2013, obliga a todos los propietarios que deseen alquilar o vender un inmueble a obtener el certificado de eficiencia energética del mismo. Su objetivo claro es que los compradores o arrendatarios puedan comparar los inmuebles en función de su eficiencia energética y prever sus consumos energéticos anuales.

Este certificado es obligatorio a partir del 1 de junio de 2013 para todos aquellos inmuebles que se publiciten para alquiler o venta y se exigirá en todos los contratos de arrendamiento y compraventa celebrados a partir de esa fecha.

El Certificado tendrá una validez de 10 años.

El certificado de eficiencia energética no es un mero trámite ni un simple papeleo, se trata de una herramienta fundamental para conocer las pérdidas de energía y poder actuar contra ellas para conseguir reducir consumos.

La eficiencia energética de un edificio se mide usando una escala de calificación energética similar a la que encontramos ya en casi todos los electrodomésticos. Esta escala consta de siete niveles de eficiencia, representados por letras de la A a la G, donde la A implica mayor eficiencia (menor gasto energético), y la G el mayor gasto asociado a una menor eficiencia. La obtención de una calificación A puede suponer ahorros de más de un 80% con respecto a una vivienda similar con una calificación G.

Fases para la certificación:

Una vez aceptado el presupuesto para realizar la certificación energética, se realizan las siguientes acciones:

  • 1. Desplazamiento al inmueble para la toma de medidas de planta, orientación de los paramentos, medición y análisis de los cerramientos, medición y análisis de huecos, ventanas, lucernarios, tipología de marcos y vidrios, retranqueos, etc.
  • 2. Medición y análisis de todas las instalaciones que cubren demandas de agua caliente sanitaria, calefacción y refrigeración; si existen se estudiarán los datos de la última revisión de las instalaciones.
  • 3. Comprobación y estudio de los inmuebles colindantes y de los espacios no habitables.
  • 4. Elaboración del plano de planta de la vivienda y realización del estudio técnico basado en todos los datos recogidos.
  • 5. Realización del Certificado de Eficiencia Energética de Edificios Existentes, en modelo normalizado.
  • 6. Realización del informe de medidas de mejora.
  • 7. Presentación de la documentación en el Registro de Certificados de Eficiencia Energética.
  • 8. Entrega de la documentación al cliente: Una copia en papel y otra en formato digital, tanto de la Certificación como de las medidas de mejora.